La expectación que sigue produciendo las reuniones de los actores de FRIENDS


Tras diez intensas temporadas, la serie Friends se despedía en el año 2004 ante una audiencia prácticamente rota de dolor. La comedia americana más icónica de los años 90 decía adiós en pleno éxito y con todos sus actores. Algo cada vez más difícil en la televisión de hoy en día. Quince años después del duro adiós, las redes sociales nos regalan imágenes de sus reuniones que continúan siendo noticia y produciendo una especie de ternura inédita en ninguna otra serie de la época. ¿Por qué cualquier reunión del elenco de FRIENDS produce tanta expectación?

Friends marcó a toda una generación que supo conectar con sus personajes prácticamente desde el principio porque tenían una serie de rasgos que definían una personalidad muy marcada y sobre todo muy reconocible. Los espectadores se vieron reflejados en ellos. Por eso teníamos la sensación de tener en nuestra propia pandilla a una Mónica, una Phoebe, un Joey o un Chedler. Fueron capaces no solo de que los espectadores empatizaran con sus personalidades si no también con sus propias tramas. De hecho tres lustros después de su final y en una conversación cotidiana, uno continúa relacionando escenas de nuestra vida con capítulos de la serie. Algo del todo excepcional. Los guionistas tuvieron el talento de convertir determinadas anécdotas cotidianas de la que uno podría pensar que no daban para tanto en el argumento de capítulos históricos.

Por eso tantos años después, volverlos a ver juntos nos despierta la nostalgia de un tiempo en el que nos hicieron muy felices y ver de nuevo por ejemplo a Ross y Rachel es recordar todo lo que tuvieron que pasar, con descanso incluido, para terminar juntos. Nos reconforta, aunque en realidad no ganemos nada, saber que se siguen viendo y se siguen queriendo porque sus personajes calaron tanto en nosotros, que en el fondo pensamos que son ellos y no sus actores por los que pasan inexorablemente los años. 

@ElDoctorTele

Comentarios