SE QUIEN ERES | Cuando la estrategia pasa por la victoria del villano

Hasta los últimos minutos del capítulo, la serie SE QUIEN ERES nos ha tenido en vilo. El secuestro de Ana Sauras o el apuñalamiento de Alicia Castro quedaron finalmente descubiertos  en un final de auténtico infarto.


Cuando solo quedaban veinte minutos para ver el esperado final de SE QUIEN ERES y las uñas las teníamos prácticamente en carne viva, reconozco que hubo un momento en que llegué a dudar de que la serie finalizase con un final claro y con todos los cabos atados.

Sin embargo, en los últimos minutos salta la primera bomba que deja al espectador patidifuso: el propio Santi Mur confiesa ser el que responsable del apuñalamiento de Alicia después de un duro "cara a cara" con ella. Aunque la confesión nos causa cierta sorpresa, no es más que la teoría en la que el propio Elías ha insistido una y otra vez. Así que sabemos que algo más se guardan en la manga. Claro que sí. Cuando Eva Durán totalmente convencida de que Elías miente y que solo ha tendido una trampa a Santi decide plantarle cara y ponerlo contra las cuerdas, el marido de Alicia decide contarle la verdad: es cierto que él no la apuñaló pero tenía pensado hacerlo. Solo que Santi se adelantó. Le ruega que nunca cuente la verdad porque ama a su mujer y no quiere perderla. Es ahí cuando nos tememos lo peor y en una escena de lejos vemos como Eva es asesinada para evitar que diga todo lo que sabe. Los minutos siguen pasando sin que Ana Sauras suelte por fin el nombre de su secuestrador ni del asesino de Ezequiel Cortés y por lo cual Elías de con sus huesos en la cárcel. Pero no pasará. Ante nuestra mayúscula sorpresa, la familia acaba en una feliz barbacoa con su patriarca libre como el viento a pesar de que la propia Alicia descubre en el último momento el asesinato de Eva por parte de su propio marido.

SE QUIEN ERES ha seguido la estrategia del final sorpresa, el que busca a toda costa provocar en el espectador la sensación de impotencia o cabreo que lo haga levantar del sofá ante un final inesperado. Sin embargo, también refleja la realidad que nos rodea donde la justicia brilla por su ausencia y la corrupción ha ido calando en diversos sectores de la sociedad llegando al de los jueces o los abogados. La victoria del villano sobre los inocentes, la de los malos sobre los buenos, aquella que la ficción nacional tanto tardó en reflejar, ha terminado haciéndolo probablemente rendida ante una triste realidad.

@ManoloDevesa

Comentarios