#CriticaTV | La operación COBRA

Si hay algo que sin duda quedará en los anales de la historia de la televisión de 2016 no será precisamente la programación especial de TVE por su 60 aniversario ni escuchar a Paco Marhuenda decir que el PP tiene el apoyo de 16 millones de espectadores. Ni no escucharlo pedir disculpas. Ni siquiera las lágrimas de Pedro Sánchez o la abstención del PSOE al PP. 

David y Chenoa fueron la sensación de la noche en un concierto antológico
Si este 2016 quedará marcado catodicamente será por el reencuentro de los primeros concursantes de OT quince años después. Rosa, Bisbal, Chenoa y el resto de sus trece compañeros se han vuelto a ver las caras con el añadido morbo de ser testigos del reencuentro entre David Bisbal y Chenoa, la pareja del siglo tras su traumática separación. 

Y tras los tres especiales en los que la actitud de Bisbal ha sido especialmente cuestionada por su presunta frialdad, TVE ha coronado el homenaje al programa estrella en la década de los 2000 con un antológico concierto donde los 16 concursantes han interpretado los temas musicales más populares que cantaron hace años. Y ayer en el Palau Sant Jordi como aquella primera vez, los dieciséis triunfitos han vuelto a encontrarse. Lo han hecho ante una expectación mayúscula y en donde los recuerdos y el morbo han aflorado a partes iguales. Y de la misma manera que las redes se han volcado con los tres primeros especiales despertando el lado más tierno de los internautas relamiéndose con cada escena, anoche tocó el ensañamiento y la burla hacia un espectáculo que consiguió superar los cuatro millones de espectadores y el 27% de share. Todo un exitazo. Debe ser por eso que entre ese alto número de público que se concentró ante La 1 de TVE habría de todo. Desde sus más acérrimos defensores a los mas duros detractores que por cierto siempre tuvo el programa hasta gente que simplemente pasaba por ahi y se quedó dispuesto a despotricar sobre los cantantes que menos suerte han tenido. 

El tiempo ha sido el encargado de poner las cosas en su sitio y nos ha hecho entender que aquellas injustas expulsiones en realidad no lo fueron tanto. Y eso lo hemos asumido tanto nosotros como ellos mismos. Entonces ¿por que ese asombro ante unos y otros? ¿Por que tanta crueldad ante un acontecimiento que en realidad era más el reencuentro con nuestro propio pasado que un simple concierto? 

Cuantas mas descarnizadas eran las críticas que ayer leía en la red y mas evidente era que su única intención era hacer daño a base de la burla y humillación gratuita, mas claro veía que la verdadera cobra no se la hacía Bisbal a Chenoa si no una parte de este bendito país incapaz de renunciar a la envidia y el insulto fácil a una generación de chicos cuyo único pecado fue luchar por hacer realidad un sueño.

@ManoloDevesa

Comentarios