SOS!! SALVESE QUIEN PUEDA!!!

Los enfrentamientos en SALVAME están a la orden del día

La bajada de audiencia del DELUXE y la versión diaria de SALVAME alertaron al equipo del programa y a la cadena. Había que hacer algo. Ha sido entonces cuando la verdadera revolución ha llegado al programa de las sobremesas-tardes-noches de Telecinco. Y de qué manera. Comenzaron por la guerra Mila – Belén para luego casi empalmarla (con perdón) con la de Rosa Benito, con Mila de nuevo al frente. Finalmente, casi todos los que en un pasado aplaudían hasta cuando Belén eructaba en público, se han puesto de acuerdo para “hundir” a la princesa del pueblo, ahora con el tamden Mila y los dos Kikos. Pero... ¿es esto creíble?
Justo cuando el programa baja en audiencia, se busca el conflicto con Rosa, a la que solo le han faltado lapidarla en directo para luego y en vista de los buenos resultados de audiencia, hacer lo mismo con Belén Esteban. Pero el nivel de credibilidad de los colaboradores y del programa en general es tan bajo como los contenidos y noticias que se tratan en el programa. Por poner un ejemplo: a Mila la puedes ver un día dándolo todo por sus “amigos” Victor Sandoval, la propia Belén o Benito como verla “sacándole los ojos” al día siguiente con la misma pasión que los defendía. Eso sí, al tercer día puedes verla medio emocionada en medio de una reconciliación pura y dura. Así que como para creerse algo...
SALVAME es puro reality. Se retroalimenta de sus propios colaboradores y se crean sus propias noticias, sin necesidad de tener invitados de mayor nivel que no sea la amante de un torero o la sobrina de una presentadora... Y como todos los realitys, la manipulación forma parte del show. Cuando la cosa no marcha, se alerta la voz de alarma y hay que llamar la atención. ¿Hay algo más contrario a la época babosa de la cadena con Belén Esteban? Pues justo lo contrario, hundirla. Y eso han hecho. La imagen de la propia Belén ha ido cayendo poco a poco como era de esperar tarde o temprano debido a una sobreexplotación pública y sus vaivenes matrimoniales que han terminado haciendo cambiar de opinión a los que hasta entonces la defendían. ¿Qué es lo que podía impactar más a la audiencia? ¿Qué se hace para conseguir el efecto contrario? El ataque a Belén no es más que una estrategia para intentar “resucitar” el tirón de la Esteban de nuevo. “Victimizarla” y dejarla sola y sin apoyos en el plató hasta el punto de que abandone y se “retire” de la televisión. Pero tranquilos, SALVAME tiene una curiosa y peculiar manera de entender la expresión “retirarse” de la televisión. Es lo que hizo en un tiempo Mila, Kiko, Karmele... y ahí están. Dándolo todo por la audiencia, incluso la poca dignidad que ya le quedaban... El espectáculo debe continuar...

Comentarios