LA PRESIÓN DE PAULA VÁZQUEZ Y EL ESPÍRITU "AIDA NIZAR" EN EL "NUMERO 1"

Los chicos de NUMERO 1 junto a Paula Vázquez, la presentadora más "presionada" de la televisión
A pesar de que la competencia de los grandes hermanos les aceche sobre todo en su fase final, el caso es que NUMERO 1 sigue teniendo un público muy fiel. Pero hay cosas que cada vez me chocan más del programa. Paula Vázquez siempre fue de mis presentadoras favoritas, a pesar de sus numerosas manías a la hora de presentar, como la de dar paso a los vídeos siempre a base de diferentes "gracias" (en esto se especializó en FAMA A BAILAR). Pero hay algo que me he fijado en su faceta de presentadora de NUMERO 1. No hay duda de que la tensión y la presión están cada vez más presentes en el programa aunque no está precisamente en los chicos, sino en la propia Paula. Presentar con un pinganillo debe mandar "melones" pero el caso es que cada vez a Paula se la ve con menos libertad. Es menos Paula que de costumbre. Aunque no ha llegado a los límites bochornosos de Mercedes Milá, a Paula se la ve manejada: ¿Se han fijado que a la mínima que el jurado bromea más allá de dos minutos, Paula se agobia intentando poner orden diciendo aquello de "que se nos va el programa"? Ayer cuando Dan Michael abandonaba el concurso y se abrazaba a Edu Cayuela (del que hablaremos a continuación) los apartó no respetando el momento de despedida tras saber la decisión del jurado. A Paula se la ve nerviosa y quizás demasiado "robotizada" por la voz del pinganillo.

Edu Cayuela parece estar poseído por el espíritu de Aída Nízar
Aunque si hay algo que me preocupa bastante más que el pinganillo de Paula Vázquez es sin duda la posesión que uno de los concursantes del programa sufre cada vez con más fuerza. El espíritu "Aída Nízar" parece haber cogido de víctima a Edu Cayuela, uno de los concursantes del programa. Si ya de por sí, algunos de sus números o actuaciones como bien dijo Miguel Bosé, puedan rozar la vergüenza ajena, es absolutamente detestable ver como una persona que al fin y al cabo solo es un "mero concursante" no hace más que nombrarse cada vez que tiene la oportunidad. Que si Edu Cayuela por aquí, que si el "cayuelismo" por allá... Es triste ver como precisamente esa actitud le hace caer cada vez menos simpático. ¿A qué viene contarnos que es el "cayuelismo" o enseñarnos a ser un "cayuelista" un chico que hace unas cuantas semanas no lo conocía nadie? La falta de humildad pasa factura a muchos cantantes. La potente voz e indudable profesionalidad de gente como Mónica Naranjo es tirada por tierra por la prepotencia a veces de ellos mismos. En el caso de Naranjo o el propio Bosé, muchos años de trabajo lo avalan. En el caso de Edu, es el destacamiento y el afán de protagonismo. Defectos más que cualidades que pueden ser cruciales en un programa en el que el público tiene la última palabra.

Comentarios

  1. Ultimamente el mass appeal parece haber sufrido un ataque de moralidad y se castiga la soberbia como bien comentas, no sólo en los cantantes sino también en los futbolistas (véase el ejemplo de Ronaldo en el R. Madrid). En principio, estoy de acuerdo con criticar esas actitudes que el propio jurado ha puesto de manifiesto. Lo que me gusta de "Número uno" no son los "melones" de Paula Vázquez sino que por primera vez hay un jurado sensato que no da una voz más alta que otra y opina de forma autorizada y correcta aunque en ocasiones parezca medroso. Es preferible un jurado prudente que uno altanero. Los gritos de guapa y guapo por otro lado, propios de OT son aquí minoritarios por suerte. Esperemos que prime la calidad como artistas y no la carne fresca. Gracias por tu entrada.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

EN "LA VENTANA CATÓDICA" NOS GUSTA LA TELE Y TAMBIÉN HABLAR DE ELLA. POR ESO, QUEREMOS QUE OPINES. ESO SÍ, AQUÍ NO NOS GUSTAN LOS INSULTOS...
TUS COMENTARIOS SE HARÁN PÚBLICO EN CUESTIÓN DE HORAS, GRACIAS POR VUESTRA PARTICIPACIÓN!!!