ROSA BENITO GANA "SUPERVIVIENTES 2011" ANTE UNA ESPECTACULAR AUDIENCIA

Nunca seguí una edición de SUPERVIVIENTES. Además, el género de los realitys ya me cansaba y más en Telecinco donde es un auténtico abuso y hay cosa tan evidentes que a uno le sonrojan. Pero la entrada de Kiko Rivera me invitó a seguir el programa por curiosidad. Bueno eso y que Los Alcántara no estaban compitiendo los jueves que si no, hubiese seguido el programa un cura... pero el caso es que casi sin darme cuenta he seguido la edición más polémica y vista del programa.
Anoche nada más y nada menos que 4.473.000 y un 38,8% de share se sentaron para ver la última y más polémica edición de SUPERVIVIENTES. Y como muchas quinielas apuntaban, Rosa Benito se hizo con el triunfo y los 200.000 euros de premio. Al otro lado, la gran perdedora: Sonia Monroy nos regaló una de sus maravillosas actuaciones tirada en el suelo durante un rato largo, pero abusó tanto de la actuación que consiguió que finalmente sintiera vergüenza ajena otra vez.  
La gala hizo méritos por regalar a la audiencia lo que parece gustarle: broncas una vez más entre Jorge y Aída Nízar (para mí cada vez menos creíbles), muchas lágrimas entre los concursantes, polémica ante los resultados que se iban conociendo y hasta un monumental enfado entre Amador, Rosa y Jorge Javier ante las insistentes bromas del presentador sobre la relación entre Rosa y Montalvo. "Ya está bien cojones con tantas bromitas que lleváis dos meses igual" espetó el hermanísimo de la Jurado ante una Rosa que enseguida le paró los pies: "Este es mi momento". Las miradas que se cruzaban entre ellos... un poema.

Lo peor de la gala... pues que como reality de Telecinco que es, uno no se cree lo de las llamadas y por lo tanto sabe de antemano (por lo menos yo, es una opinión personal) que todo está amañado, los continuos y prolongadísimos silencios de Jorge Javier, las artificiales pantomimas de Aída para chupar cámara, y sobre todo el estirar un programa como el chicle para hacer lo que se podía hacer en dos horas y media y no en el doble. 

Pero lo realmente bueno de la gala no fueron ni las peleas, ni las ganadoras ni nada de eso, lo mejor de anoche fueron las madres. Sí, las madres de Sonia Monroy y Tatiana Delgado superaron a sus propias hijas porque veíamos en ellas algo imposible de encontrar en ningún plató de Telecinco: espontaneidad. Y sus ocurrencias eran aplaudidas incluso desde casa.


Comentarios