LA GRAN NOCHE DE AÍDA NIZAR

Que la presente temporada de SUPERVIVIENTES es un éxito eso no creo que haya nadie que lo discuta. Sus audiencias superan a las de reality rey GH y el debate y hasta SOBREVIVIRÉ ¿VALE?, marcan audiencias sorprendentes como éste último que el jueves y con su regreso a Tele 5 con Tania Llasera a la cabeza superó el 30" de share (aunque también hay que tener en cuenta que se emitía a las 01.30, hora que no hay mucha competencia). Gran parte de ese éxito lo tienen los potentes supervivientes que han metido con mucho tirón mediático: Rosa Benito, Kiko Rivera ó Aída Nízar son tres nombres fuertes que ha hecho que el concurso esté en su mejor momento.
El jueves pasado, la primera expulsada como era de esperar fue Aída Nízar, que tras ver como sus compañeros le dan de lado y el público la echaba, decidía poner fin a su paso por la tele: "Cuando termine mis compromisos con Telecinco, me retiraré de la televisión". Sus palabras no se las creía ni tan siquiera ella y además, ahí estaba Telecinco para "inventarse" una estrategia y no echar a la "ex gran hermana más odiada" de la Isla sino colocarla en el bando de los anónimos a bordo de un barco.
El jueves pasado, Aída lloraba, lloraba amargamente porque el público la odiaba y sus compañeros le recriminaban su actitud prepotente y teatrera ya que se ha pasado toda la semana hablando sola - eso sí - con una cámara al lado. Pero la lástima, la pena y el melodrama que Aída Nízar ha querido transmitir no ha pasado la pantalla. Son muchos años de peleas y enfrentamientos como para no saber que para Aída realmente fue su gran noche, porque se había convertido en el centro de atención... una vez más.

Comentarios