MUNDO ASQUEROSO, MUNDO DE POLÍTICAS...

La política ocupa cada vez más espacio en nuestras televisiones. Desde las tertulias de la mañana a las de la noche como las surrealistas de Intereconomía, las conservadoras de 13tv o las rojas de LaSexta 2, pasando por las radiofónicas, todas en mayor o menor medida viven un buen momento para el diálogo y la reflexión. El momento político en que nos encontramos es el más propicio para que este tipo de programas aumenten su presencia en televisión.
Y anoche pude hacer un zapping por los programas de política de la noche y ponerme algo al día de lo que se habla y ocurre en el triste y desolador panorama político. Y me aterrorizé. Y no solo lo hice por ver como cada vez se habla más fríamente de la situación que vive nuestro país y se asimila cada vez con menor dificultad como el paro continúa creciendo y no parece que la cosa vaya a cambiar.
Me aterroricé porque amigos míos, se masca la tensión. En ese barco que hace aguas llamado PSOE y cuyo capitán tiene en vilo a media España con la decisión de su futuro en el partido, se complican las cosas cada vez más. Ahora, la colaboración de España en la guerra de Libia - que aunque poco se parece a la de 2003 - recuerda a ZP el "No a la guerra" que no escuchamos esta vez ni de su boca ni de la boca de mucha de la gente que no apoyó a la guerra de Irak y que tan malas consecuencias trajo a España aquel 11-M. 
Me horroricé porque hay cosas que no cambian y a pesar de tenerlas todas consigo, el PP se ha embarcado en una guerra (otra) pero esta vez no buscan "armas de destrucción masiva" sino acabar con Alfredo Perez Rubalcaba al que tras incluso "dudar" de su mal estado cuando el ministro hace unos meses ingresaba en la UCI, ahora amenazan con el Caso Faisán. El PP busca al fin y al cabo, quitarse de en medio a Rubalcaba porque no confían plenamente ni en su partido ni en mucho menos en el propio Mariano Rajoy, que no es capaz ni de reconocer el caso "Gurtel" ni su propia letra en pleno directo en un programa de televisión. 
Pero sobre todo, lo que más me horrorizó anoche, fue ver a José María Aznar en VEO7, en el programa de su amigo Pedro J. Ramírez y comprobar que en nada ha cambiado el ex-presidente del Gobierno quién continúa diciendo que lo que ocurrió aquel 11-M fue un complot para que España cambiara de Gobierno. Y comprobar que 7 años después, lo que más parece preocuparle de todo lo ocurrido aquellos días, es que de no ser por esos atentados, ellos hubieran ganado por mayoría absoluta... Me horrorice porque definitivamente hay cosas que no cambian y lo que es peor, personas que se niegan a hacerlo.

Comentarios