DE LA CASA DE MARTA AL DEBUT DE HILARIO EN CUATRO

A mí me gusta Marta Fernández más que Concha García Campoy. No voy a descubrir la profesionalidad de la ex-presentadora de LAS MAÑANAS DE CUATRO pero el tratamiento que le da Marta a la nueva versión del magazin matinal me convence más. La nueva casa de Marta no ha podido lucirse hoy en todo su esplendor (solo en el informativo, en el cuál le doy un aprobado alto). Las nuevas caras para su tertulia se agradecen porque uno parecía que estaba viendo siempre la misma con los mismos tertulianos de siempre. Ni Jesús Vázquez ni Tania Llasera han podido ir a visitar a Marta por la noticia del día que ha sido el "alto al fuego permanente" de ETA. La noticia ha "levantado" todo el programa que se ha volcado con el suceso. Por lo cuál no sabemos que tal será la parte más "entretenida" del matinal. Y la casa, es en la que debiera vivir Marta porque la dibuja totalmente: pija aunque sin ser insultante. En líneas generales y a la espera de seguirlo esta semana para poder dar una opinión más trabajada y ver el programa en todos sus ámbitos, yo diría que LAS MAÑANAS DE CUATRO han mejorado aunque eso sí, no se engañe porque la audiencia no creo que vaya a cambiar mucho. 
"Me quedo con Javier Ruiz". Es lo que he pensado cuando he visto en los estudios de Cuatro a Hilario Pino. Ese aire demasiado reposado del presentador es todo lo contrario que ese ritmo informativo y acelerado que le daba Javier a su espacio. Javier Ruiz logró hacer llegar la audiencia de Cuatro a cifras de dos dígitos. Hilario Pino aportará quizás carisma pero en ritmo ha bajado considerablemente. A ver cómo reacciona la audiencia. Eso sí, ahí estarán "Los Manolos" para hacer frente a lo que pueda pasar...

Comentarios