TÓPICOS TÍPICOS

Si a esta España yo me refiriera como la del “torero y olé”,  la de sus chulos madrileños, la de los rústicos y toscos vascos, la que tiene en los rácanos catalanes su mayor fortuna y en los canarios a los eternos olvidados, probablemente me catalogarían de “políticamente incorrecto” además de grosero y descarado. Y con toda la razón.
Entonces ¿por qué tenemos que seguir aguantando los andaluces cómo nos ridiculizan cuando en cualquier serie o programa de televisión quieren imitar nuestro acento (muy mal por cierto)? ¿Por qué una chacha tiene que ser andaluza? ¿Por qué los andaluces tenemos que ser los perpetuos  flojos? ¿Y por qué en ese vergonzoso anuncio del Cilin Bang, la mujer que se harta de limpiar el cuarto de baño tiene que ser andaluza y hablar tan soberanamente mal? Curioso este anuncio que tenga como rostro famoso, a otra andaluza como es Irma Soriano, a la que parece que le pagarán lo sobradamente bien como para dejar a los andaluces y su acento a la altura de un zapato. Que si por esta regla de tres hiciéramos caso a los tópicos, los del Madrid serían de derechas y los del Barça de izquierda, las rubias tontas y los cachas tontos. Que ya huele a naftalina. Que los andaluces podremos tener todos los defectos del mundo pero podemos presumir que somos la población que más produce laboralmente y podemos imitar si queremos cualquier acento, desde el gallego al catalán pasando por el madrileño sin hacer el bochornoso ridículo que hacen los que lo intentan con el nuestro. Porque entre otras cosas, los andaluces somos inimitables. Y que conste que esto es extensible para todas nuestras regiones. Acabemos ya con los tópicos desagradables

Comentarios